lunes, 25 de enero de 2010

La vizcondesa que pide para sus gatos


Ésta es la historia de una vizcondesa que iba para pintora aficionada y ha terminado cuidando medio centenar de gatos callejeros en Valencia y Torrent. Es la historia de María Luisa Álvarez de Lorenzana Oliag, vizcondesa de Barrantes, hermana del Conde de Cheste, biznieta del alcalde de Valencia que impulsó el Parterre y la Glorieta (Luis Oliag), y biznieta también del fundador de la famosa Casa Sancho de la calle La Paz de Valencia. La misma mujer que de pequeña jugaba con los hijos del Duque de Feria, el Duque de Infantado o el Duque de Lerma. La que compartía clase en un colegio madrileño con la actriz Mia Farrow, y la que en un verano adolescente viajó en yate por Mallorca junto a don Juan de Borbón y su hijo, el actual Rey de España, tras hacerles la reverencia que ensayó durante días. Pese a su estirpe nobiliaria y aquel distinguido pasado familiar, esta mujer de 68 años ahora no parece más que una sin techo enloquecida por los gatos. Eso piensan, según cuenta ella misma, la gente que la ve cada día coger en Torrent el metro de las 8.45 de la mañana en dirección a Valencia.

Consigo arrastrar un carrito de la compra y algunas bolsas con tres sacos de pienso, seis litros de agua y algunas latas de atún. Todo es para sus gatos del centro histórico de Valencia. Primero va a la calle Tapinería, luego acude a Juristas y acaba su jornada en Sabateria dels Xiquets. Cada mañana, llueva o nieve, la vizcondesa de Barrantes alimenta a la treintena de gatos que habitan los solares de esta zona.

Lleva así desde hace casi tres años y medio. Justo desde aquel día de octubre de 2006 en el que, por casualidad, mientras esperaba a que abriera una tienda de marcos de la calle Corretgeria para enmarcar sus óleos, María Luisa Álvarez de Lorenzana vio a un montón de gatos «famélicos y herid0s». Les echó algo de comida y «se pelearon como fieras». «Fue espantoso», recuerda la vizcondesa. Ella nunca había tenido ningún gato. Su vida errante se lo habría impedido, pues de joven trabajó en el consulado de Bruselas, en una oficina del BBV de París, en un restaurante de Alemania y cuidando a señoras bien de Nueva York. Nunca, pues, había tenido gatos. Pero desde aquel día de octubre, la vizcondesa aparcó su afición a la pintura (que la había llevado a exponer en alguna galería de Menorca) y se dedicó a servir, en cuerpo y cartera, a los felinos de Valencia.

María Luisa tiene el carné de colaboradora de la protectora de animales de Valencia que le autoriza, con el visto bueno del ayuntamiento, a alimentar con agua y pienso a la colonia felina del centro histórico del cap i casal siempre que ayude en la esterilización de los animales. En todo este tiempo, la vizcondesa ha llevado a esterilizar a 26 gatos y ha «eutanasiado» a otros 20 nacidos con discapacidades severas, cuenta. Dice que cada mes se gasta «unos 500 euros» en sus gatos de Valencia y Torrent, entre comida y veterinarios. A ese ritmo ha agotado ya una cuenta bancaria de 10.000 euros. Y suma y sigue.

Es cierto que la vizcondesa no se queja demasiado. Sabe que lo hace porque quiere. Pero lamenta que el consistorio no le proporcione los recursos necesarios «para alimentar a los más desgraciados», en su opinión. Como su título nobiliario puede llevar a engaño, María Luisa precisa: «Yo no tengo dónde caerme muerta y tengo deudas porque en esto me he gastado todos mis ahorros. Pero es que se les coge mucho cariño…», justifica.

Ahora, la asfixia económica ha hecho que la vizcondesa subaste uno de los cuadros pintados por ella para recaudar dinero. Todo irá destinado a la compra de comida y el cuidado de sus casi 50 felinos. El óleo retrata a Marilyn Monroe ligera de ropa y con un perrito a sus pies. Permanece expuesto en la tienda Kanda Books de Valencia, una librería de viejo que vende títulos en diferentes idiomas. El ticket para participar en la subasta cuesta 10 euros y se puede comprar en la misma librería, situada en el número 18 de la calle Tapinería. Por ahora se han recaudado 210 euros, y María Luisa espera que su Marilyn reporte, como mínimo, 500 euros.

Maltratada en la calle
Como tantos otros alimentadores de gatos (muchos de ellos ilegales), la vizcondesa de Barrantes cuenta que a ella también la han maltratado en la calle. En Sabateria dels Xiquets hay señoras que la ayudan y le dedican «palabras amables». Pero no ocurre así en Tapineria. «Allí me han insultado, he sufrido amagos de atropello, les han arrojado cristales a los gatos y, una vez, el capataz de una obra me dejó encerrada para reirse de mí», relata. Pero nada de ello ha desanimado a María Luisa, ahora viuda. «Me dedico a los gatos y cada vez los quiero más», confiesa. Es la palabra de una mujer que, antes que vizcondesa, se considera «una servidora de los gatos».

FUENTE: www.levante-emv.com

1 comentario:

Amanda dijo...

Es una historia increíble. Y entiendo a esa mujer completamente aunque el límite de compromiso que ha demostrado es de premio. Insuperable.

Quería comentarte que quizá te interese mi última entrada, quizá puedas hacer algo.
Un abrazo!!